Consejos para elegir el canapé perfecto

Cama de tonalidades oscuras con sábanas blancas, y cojines marrones con bordados.

¡Bienvenidos dormilones!

Hoy vamos a hablar del mundo de las camas. Concretamente la base de cama.

Si estás pensando en cambiar la base de tu cama, este artículo te ayudará a decidirte.

Puede que hayas tenido todo tipo de bases: somieres, bases tapizadas, bases de madera, etc. Lo cierto es, que las modas en el sector del descanso nunca se van. Antes se llevaba el estilo de somier de madera y ahora está de vuelta pero renovado. Se podría llamar un estilo más natural y minimalista.
También triunfan los somieres tapizados, ya que la piel o polipiel da mucho juego con la decoración de tu dormitorio y además es fácil de limpiar.

Te comentamos cuál es la moda más actual: el canapé abatible. 

¿Por qué? Muy simple, por la falta de espacio en todas nuestras casas. Resulta que en nuestra habitación guardamos infinidad de cosas y por tanto, es la habitación de la casa que necesita de más espacio. Los armarios tienden a llenarse muy rápido, tanto de ropa como de zapatos. Entonces, ¿dónde metemos las mantas, edredones, sábanas, cojines y fundas? ¡Dentro del canapé abatible!

El Canapé abatible se creó como resultado de la falta de espacio en los dormitorios. La zona de debajo de la cama,que nadie usa y acumula polvo, tiene los días contados. Con un canapé puedes usar toda esa zona de la cama para guardar todo lo que no cabe en un armario y protegerlos del polvo.

¿Qué significa abatible? Significa que la base de la cama donde reposa tu colchón se puede subir y bajar con facilidad. Sí, con mucha facilidad gracias al sistema hidráulico. Este sistema se encarga de balancear el peso de la base para que sea muy fácil abrir y cerrar. De esa forma puedes utilizar el espacio extra como si fuera un baúl.

El espacio extra es infinito. Las dimensiones de un canapé pueden ser bastante grandes y el cajón o arcón del canapé permite guardar cosas muy voluminosas como los edredones de invierno. También puedes usar el almacenaje extra para cambiar las temporadas de ropa o en el caso de los dormitorios infantiles, para guardar juguetes o productos de bebé.

Si ya estás convencido de lo ideal que sería un canapé abatible en tu dormitorio, entonces vamos a analizar en qué te debes fijar para comprar el mejor canapé para ti.

 

Estructura y almacenaje

Lo más importante a tener en cuenta es la estructura del canapé. Así pues, es necesario que el tipo de estructura interior sea sólida y resistente para soportar el peso del colchón, nuestro peso y el peso de todas las cosas que guardemos dentro para que no se rompa. Los fabricantes de canapés se dedican a diseñar estructuras robustas y reforzadas para evitar un deterioramiento o deformación.
Los mejores materiales para la estructura son el acero, madera resistente o el aglomerado. Todo estos materiales se revisten para protegerlos del desgaste y la posible humedad del cajón.

Respecto al almacenaje, podrás ver si es perfecto para ti viendo la altura lateral del cajón y la profundidad del fondo.

Apertura

La apertura del canapé tiene que ser lo más ligera posible. Es el detalle más importante y lo que la da gran funcionalidad.
Si tienes una cama que funciona como un cajón mágico, lo mejor es que se pueda abrir y cerrar fácilmente, ¿verdad? Con el sistema hidráulico no habrá problemas. Se trata de un sistema que funciona con pistones de gas. Son pistones silenciosos que soportan grandes cantidades de peso.
Existen dos tipos de aperturas según los fabricantes: apertura lateral o frontal. Es importante tener en cuenta dónde vas a colocar la cama en tu dormitorio. Si decides comprar un canapé abatible de apertura lateral, es posible que no puedas abrirlo dependiendo del espacio libre que tengas. Lo más recomendable es comprar un canapé abatible de apertura frontal, ya que funciona como el maletero de un coche y sólo necesita espacio hacia arriba.

 

Funcionalidad

¡Atención! El colchón juega un papel importante a la hora de elegir un canapé. No todos los colchones son compatibles con un canapé.
Los canapés abatibles o las bases lisas son somieres con menos transpirabilidad que los somieres de láminas, por ejemplo.

¿Cúales son los colchones aptos para un canapé? Los colchones viscoelásticos o colchones de muelles son perfectos para este tipo de bases. Prácticamente todos estos colchones son transpirables y la base no impide su funcionalidad.

En cambio, un colchón de látex nunca puede ir con un canapé. El látex es un material muy poco transpirable y añadir un colchón de este tipo junto con un canapé es un error. La ventilación de los materiales y las distintas capas es esencial para preservar el colchón y no provocar sudoración nocturna. De ese modo, el colchón de látex se limita a somieres de láminas para que circule el aire más libremente.

¿Qué más nos queda por fijarnos? ¡La medida! El colchón debe ser de la misma medida del canapé, ni más pequeño, ni más grande.
Las bases de cama están hechas para que se encajen perfectamente con el colchón. Por ejemplo, si tu colchón es más grande que la base, a lo largo del tiempo, se acabará por deformar la espuma debido al uso y la falta de apoyo. En cambio, si tu colchón es demasiado pequeño, la ropa de cama nunca quedará ajustada y se verá holgada y desordenada. Escoge el canapé de matrimonio o doble que más te convenga. Si  necesitas un canapé individual, también lo podrás encontrar en distintas marcas.

 

Estética

La estética de cada cama es una decisión personal. La cama sería ideal si la combinaras a la perfección con la decoración de tu habitación.
Puedes encontrar todo tipo de estilos de canapés: de madera o tapizados.

Los canapés de madera es una buena opción si tu estilo de decoración es minimalista. Por ejemplo, la madera blanca es limpia y da luz a la habitación. Aún así, los fabricantes de canapés de este tipo suelen fabricar un máximo de 3 o 4 colores.

Otra opción, son los canapés tapizados. Son perfectos para combinar con cualquier estilo de dormitorio y pueden ser de distintos materiales como la polipiel, chenilla o microfibra. Los más fáciles de limpiar son los canapés tapizados con polipiel ya que con un trapo húmedo se limpian fácilmente.
Así que si tienes mascotas o niños, es una buena opción. Y si te cansas del color, ¡lo puedes retapizar con un color distinto!

 

 

Esperamos que te haya servido el artículo y ¡puedes preguntarnos lo que quieras aquí abajo!

Tu equipo Emma Colchón.

Deja tu comentario

Comparte tus ideas y experiencias

Nuestra Newsletter - Sé el primero en enterarte de las noticias de Emma y consigue descuentos exclusivos para ti.