Cómo ablandar tu colchón: Guía para hacer tu colchón más blando

01st Oct 2021
Mujer despertando en un colchón blando

Cómo ablandar tu colchón: ¿es posible?

Hoy en día hay mucha presión a la hora de comprar un colchón. Tanto los sitios web como los vendedores te preguntarán constantemente si eres de los que duermen boca arriba, boca abajo o de lado y si prefieres espuma, látex o muelles. Además, se supone que debes saber si quieres un colchón firme, medio o blando. ¿Desde cuándo es tan complicado? Con tantas opciones disponibles para los consumidores, no es de extrañar que muchos elijan un colchón demasiado firme para su gusto. ¿Qué debes hacer en ese momento? ¿Devolverlo o ponerlo en el dormitorio de invitados y olvidarte de él? Quizá te interese saber que hay algunos consejos y ajustes comunes para hacer que tu colchón sea un poco más blando. Así que, antes de que tires tu colchón nuevo, vamos a ver cómo ablandar tu colchón y veremos si todavía podemos conseguir ese nivel perfecto de firmeza.

Duerme en él

No queremos parecer condescendientes, pero a menudo la mejor manera de acostumbrarte a tu nuevo colchón es utilizarlo durante unas semanas. Una de las razones por las que muchas empresas ofrecen una prueba de sueño es porque saben que una persona tarda un tiempo en acostumbrarse a un nuevo colchón. Si has comprado un colchón de espuma viscoelástica como el Emma Original, la espuma viscoelástica responderá al peso y al calor de su cuerpo, haciendo que la cama sea un poco más blanda después del desembalaje inicial. No hay necesidad de hacer nada extremo como saltar o pegar una paliza al colchón, solo hay que tener un poco de paciencia. Si, después de unas semanas de dormir en él, todavía no estás satisfecho, entonces pasa a las siguientes opciones.

Comprueba el somier

Fíjate en el tipo de cama que tienes actualmente. Normalmente hay dos tipos de somieres: de plataforma sólida o de láminas. Las plataformas sólidas normalmente hacen que el colchón sea más firme, mientras que los somieres pueden hacer que sea un poco más blando o al menos no más firme que antes. Si tienes un armazón de plataforma maciza, puedes considerar cambiar a un somier de láminas si es posible, especialmente si ya estás considerando actualizar el somier de tu cama. Recuerda que el centro del marco también debe estar apoyado para evitar que el colchón se hunda en el centro.

Coloca un topper

Un topper para el colchón también puede ser muy útil para que tu nuevo colchón sea más suave. También es una gran alternativa a la compra de otro colchón o a la devolución del actual. A menudo, ni siquiera necesitarás el topper una vez que te hayas acostumbrado a la nueva cama. Los protectores de colchón son finas piezas de espuma viscoelástica de calidad que vienen en una variedad de niveles de firmeza. Te sugerimos que hables con un asesor para asegurarte de que obtienes un topper que se adapte a tus necesidades y haga el colchón más suave, ya que hay toppers que pueden hacerlo más firme.

Caliéntalo

Como ya hemos comentado en la sección “Duerme en él”, los colchones de espuma viscoelástica son sensibles al calor y pueden ablandarse un poco al amoldarse a los contornos del cuerpo. Otro truco que puedes utilizar es subir la temperatura de tu dormitorio para que el colchón se ablande un poco antes de acostarte. Esta opción será especialmente atractiva en invierno, ya que en esos días fríos y gélidos ya tenemos los radiadores a tope.

Voltéalo, gíralo, gíralo

Si tienes un colchón antiguo, voltearlo y girarlo puede ser una opción para ti. Los colchones más nuevos a menudo no necesitan ser girados o volteados ya que las capas de espuma están colocadas en un orden específico. Sin embargo, los colchones más antiguos (dependiendo de los materiales) deben moverse regularmente para evitar que un lado se vuelva demasiado duro o blando. Una buena regla general es voltear y rotar dos veces al año.

No te arriesgues

Si todo lo demás falla y no consigues ablandar tu colchón, comprueba si la compra de tu nuevo colchón incluye un periodo de prueba. No todos los colchones son perfectos, así que no te sientas mal por tener que devolver uno si no funciona. Si tienes dudas sobre si probar un colchón concreto, busca ofertas como la de 100 noches de prueba de Emma. Así tendrás tiempo de sobra para saber si el colchón es adecuado para ti.

Y ahí lo tienes, seis maneras de ayudar a que tu colchón sea un poco más suave si es demasiado firme para tu gusto. Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a encontrar una buena solución para tus problemas de rigidez en la cama. Una vez más, recuerda que si has comprado un colchón nuevo, el periodo de adaptación puede durar unos meses antes de que tu cuerpo se acostumbre a la nueva cama. Cruzaremos los dedos y desearemos que empieces a dormir como un bebé.