Cómo conciliar el sueño rápidamente

29th Sep 2021
Mujer durmiendo en la cama

¿Cuántas veces te has quedado despierto en la cama esperando que el sueño te alcance, intentando averiguar cómo conciliar el sueño? A la mayoría de nosotros nos ocurre más de lo que nos gustaría admitir. Las noches sin dormir o con un sueño mínimo suelen tener como consecuencia que nuestra vida laboral sea menos productiva y que tengamos menos capacidad para invertir en nuestras relaciones personales. Muchos de nosotros buscamos cómo conciliar el sueño rápidamente, aunque no siempre encontremos la mejor solución. Por ejemplo, muchas personas recurren a la medicación para conciliar el sueño, lo que puede ser potencialmente peligroso, ya que puede llevar a la adicción. Pero seguramente debe haber algo que podamos hacer para evitar las horas innecesarias de dar vueltas en la cama. Y así es.  

Conviértelo en un hábito

A ninguno de nosotros nos gusta que nos digan cuándo tenemos que irnos a la cama, pero si quieres dormirte lo más rápido posible, tienes que entrenar a tu cuerpo para que lo haga. Tenemos un reloj de sueño incorporado llamado ritmo circadiano que influye en el momento en que tenemos sueño. Si te acuestas constantemente a la misma hora cada noche, tu ritmo circadiano programará esa hora internamente para que tu cuerpo esté preparado para dormir. Asegúrate también de salir cada día durante la luz del día para que tu cuerpo se despierte por completo por las mañanas, y también para que se relaje durante las noches cuando esté oscuro. Por último, dedica entre 30 minutos y una hora a relajarte antes de acostarte. Esto permitirá que tu cuerpo y tu mente se relajen antes de que tu cabeza llegue a la almohada.   

Encuentra la temperatura adecuada  

Intenta regular la temperatura de tu dormitorio antes de acostarte. Tenerla demasiado caliente o demasiado fría impedirá tu capacidad para conciliar el sueño rápidamente. Si no estás muy seguro de qué temperatura elegir, te sugerimos que pruebes entre 15 y 20°C. Las preferencias de temperatura varían de una persona a otra, por lo que es posible que tengas que llegar a un acuerdo con tu pareja. También puedes probar a darte un baño o una ducha antes de acostarte para preparar tu cuerpo para dormir. Tomar un baño o una ducha caliente ayuda a relajar el cuerpo y a conciliar el sueño.   

Refuerza tu dormitorio

¿Duermes en un colchón viejo o utilizas una almohada que no te da soporte? Un colchón viejo puede quitarte el sueño, ya que las espirales y los muelles se mueven con el tiempo y el hundimiento de algunas zonas también es problemático. Ahora podría ser un buen momento para actualizar tu cama con un nuevo colchón como el Emma Original, que utiliza una zonificación avanzada y espumas adaptables que acunan tu cuerpo suavemente en un sueño profundo. Del mismo modo, si te despiertas con dolor de cuello o si tu almohada te resulta incómoda cuando te acuestas, echa un vistazo a la Almohada Viscoelástica Emma, que ofrece tres capas de espuma ajustable para que puedas ajustar la altura y la firmeza a tu gusto. Ambos productos tienen un periodo de prueba de 100 noches en el que puedes probarlos y ver si son de tu agrado. Te sorprenderá de cómo un simple cambio de ropa de cama puede influir drásticamente en tu sueño.  

Desconéctate pronto

Los adultos son tan culpables de usar sus teléfonos antes de dormir como los niños. A veces tenemos que responder a los correos electrónicos del trabajo o simplemente estamos navegando por Instagram o Facebook. Sea cual sea el motivo, haz lo posible por apartar el teléfono o la tableta y apagar la televisión al menos una hora antes de acostarte. Los dispositivos electrónicos emiten luz azul que detiene la producción de melatonina, haciéndonos sentir más despiertos y menos somnolientos. Si tienes que tener un dispositivo encendido hasta tarde, intenta utilizar un filtro de luz azul o unas gafas que bloqueen la luz azul. Puede ser difícil dejar de lado estos aparatos electrónicos en el mundo digital en el que vivimos hoy en día, pero como todo, con suficiente práctica y autocontrol, todo es posible.   

Haz ejercicio a diario

Lo creas o no, el ejercicio tiene un gran impacto en tu calidad de sueño. No hace falta que te dediques al boxeo o que entrenes para un triatlón. Algo ligero y relajante como el yoga o el footing puede hacer fácilmente el trabajo. Por otro lado, entrenar en exceso también puede provocar problemas de sueño, así que ten cuidado de no excederte. Asegúrate de hacer ejercicio durante el día, ya que el ejercicio te hará estar más alerta, y queremos evitarlo durante las horas de la noche. Al final del día, deberías sentirte cansado tanto física como mentalmente para que el sueño se imponga de forma natural una vez que tu cuerpo se sienta bien y relajado en la cama.  

 Cómo conciliar el sueño si ya haces lo que recomendamos

Hay multitud de otras cosas que puedes probar como la aromaterapia, la meditación, la música, el ASMR, la lectura, la escritura, etc. Hemos intentado incluir los elementos más esenciales en este artículo, ya que las cosas que acabamos de mencionar pueden depender de las preferencias personales de cada individuo. Si has probado todos los elementos mencionados en este artículo, entonces te sugerimos que experimentes con los otros temas para ver qué es lo que mejor te funciona. Por ejemplo, algunos se duermen fácilmente con la música, mientras que a otros les distrae y prefieren dormir en silencio. No te preocupes si estos consejos no son inmediatamente beneficiosos; tu cuerpo tardará algún tiempo en adaptarse, pero te alegrarás mucho de haberlo hecho una vez que empieces a experimentar un mejor sueño cada noche.