Cómo dormir mejor con un entrenador del sueño

17th Sep 2021
mujer dormida en el trabajo

Todo el mundo ha tenido en algún periodo de sus vidas malos hábitos de sueño. Ya sea por el estrés, el trabajo, la familia, el adaptarse a una nueva ciudad… Los cambios y las preocupaciones de la vida pueden causar que descansemos peor, lo cual puede tener consecuencias negativas. Desde sentirte agotado constantemente a reducir tu productividad, dormir mal puede afectarte en todos los aspectos de tu día a día. Una forma de recuperar unos hábitos de sueño saludables es contratando los servicios de un entrenador del sueño.

¿Qué es un entrenador del sueño?

Pero, ¿qué es exactamente un entrenador del sueño? Hoy en día hay literalmente un entrenador para todo. ¿Necesitas consejo sobre relaciones? Llama a un entrenador de relaciones. ¿Necesitas poner tu cuerpo en forma? Llame a un entrenador físico. ¿Necesitas que alguien te ayude a desarrollar todo tu potencial? Llama a un coach de vida. ¿Necesitas ayuda para dormir? ¿A quién vas a llamar? Bueno, ya lo has entendido. Un entrenador del sueño es alguien que va a tu casa y observa tus hábitos de sueño actuales y recomienda un plan personalizado que se alinea con tus objetivos de sueño. A veces, encontrar el origen de tus problemas de sueño no es tan fácil como leer un blog o seguir los consejos de amigos o familiares. Los entrenadores del sueño están ahora bastante extendidos y son asequibles, y muchas veces no necesitas más de un mes o dos de ayuda antes de que la mayoría de tus malos hábitos se hayan solucionado y estés durmiendo como un bebé de nuevo.

En teoría suena muy bien, pero queríamos probarlo nosotros mismos, así que contactamos con Ángela, una entrenadora del sueño, para que nos ayudara.

Probamos un entrenador del sueño

Ángela vino a mi apartamento un fin de semana e inmediatamente se puso a trabajar. Me hizo una serie de preguntas sobre mi horario de sueño actual y sobre mis problemas relacionados con el sueño. A través de su entrevista, descubrimos que me iba a la cama demasiado tarde, que comía demasiado antes de acostarme y que bebía cantidades excesivas de cafeína. Pensé que como me iba a la cama alrededor de la medianoche y planeaba dormir 7 horas, eso sería suficiente. Resulta que estaba equivocado; en mi caso, no podía desconectar y dormirme inmediatamente a medianoche. No me daba tiempo para relajarme y dormirme. Por lo tanto, en realidad sólo me daba 6 horas de sueño, ya que a veces tardaba una hora completa en acomodarme para la noche. Odio cocinar, así que normalmente cocino algo rápido cuando me muero de hambre justo antes de acostarme. Esto no es lo ideal, porque no le daba a mi cuerpo tiempo para la digestión, lo que también me mantenía despierto. Por último, como siempre estaba agotado, prácticamente vivía del café durante el día. Este era un ciclo interminable, ya que la cafeína me impedía dormir por la noche, a lo que respondía bebiendo más café al día siguiente. Acepté cambiar todos estos comportamientos incluso antes de que ella echara un vistazo a mi dormitorio.

No puedo estar seguro, pero creo que Ángela jadeó cuando vio por primera vez mi dormitorio. Sabía que eso no era una buena señal. Miró mis paredes blancas y desnudas y me preguntó por qué no había colgado ningún cuadro o póster. Llevaba casi un año viviendo en mi nueva casa, así que no tenía mucha respuesta, aparte de la pereza y de que no me gusta mucho la decoración de interiores. Me explicó que el dormitorio debe ser un lugar de felicidad y relajación. Debes despertarte con algo que te haga feliz por la mañana. A continuación, me señaló con severidad que mi televisor de pantalla plana gigante no debía estar en mi dormitorio. El dormitorio es un lugar para dormir y tener sexo, no para ver televisión o películas. Accedí a quitarla, para mi desgracia, ya que tenía una compañera de piso en ese momento y tendría que preguntar si podía ponerla en la zona del salón. Por suerte para mí, me congratuló por tener productos de calidad para dormir. Mi colchón y almohada Emma fue de lo poco que Ángela no se quejó ese día.

El veredicto

Después de hacer todos estos ajustes, Ángela se mantuvo en contacto conmigo durante un mes y me preguntaba cómo estaba. Los resultados fueron casi inmediatos. Pasé de 4 a 5 horas de sueño fragmentado y pobre a 7 u 8 horas de sueño reparador y de calidad. Mirando hacia atrás, parece tan obvio las cosas que estaba haciendo mal, pero a veces es fácil olvidar los buenos hábitos de sueño. Si te encuentras en una situación similar a la mía, te recomiendo sin duda que pruebes un entrenador del sueño. Si estás experimentando ataques de insomnio intenso, entonces probablemente deberías hablar con un médico primero para asegurarte de que no hay algo serio que necesita ser tratado

¡Que duermas bien!