Cómo limpiar almohadas: limpia a fondo tus almohadas de espuma

30th Sep 2021
Almohada Viscoelástica Emma

De vez en cuando, como con tu colchón, puedes notar que tus almohadas están un poco mugrosas o sucias. O puede que hayas derramado algo sobre ellas mientras merendabas en la cama (sin juzgar). Y siempre está el episodio ligeramente embarazoso de despertarse con un pequeño charco de babas. Sea cual sea el caso, las almohadas deben limpiarse. Recomendamos limpiarlas al menos dos veces al año, incluso si no tienes ningún incidente desafortunado con la almohada. Pero ¿cómo puedes limpiar las almohadas? Al principio puede parecer obvio, pero limpiar almohadas no es tan sencillo como meter todo en la lavadora. Esto es especialmente cierto si tienes una almohada viscoelástica como la almohada Emma.

Cómo limpiar tus almohadas de espuma viscoelástica

La espuma con memoria es un material de alta calidad que se utiliza tanto en almohadas como en colchones. El material se amolda a la forma de tu cuerpo para que te sientas cómodo y apoyado al mismo tiempo. Por esta razón, nunca es buena idea lavar la almohada de espuma viscoelástica en una lavadora. El movimiento de centrifugado es demasiado fuerte y hará que la espuma se rompa. A continuación, te ofrecemos unas sencillas instrucciones sobre cómo lavar tu almohada de espuma viscoelástica favorita.

1. Lava la funda de la almohada por separado

Como es lógico, la funda de la almohada es probablemente la parte más sucia de todo el conjunto y debe limpiarse regularmente. Si eres alguien que ha descuidado su lavado, entonces ahora sería un buen momento para deshacerse de todas esas células muertas de la piel, el pelo y el sudor de las innumerables noches que has pasado durmiendo en ella. También es la más fácil de lavar ya que la mayoría de las fundas de almohada se pueden colocar en una lavadora, pero sólo asegúrate de comprobar la etiqueta para obtener instrucciones precisas.

2. Aspira la almohada

Puede sonar un poco extraño, pero si tienes una pequeña aspiradora de mano o una que tenga un ajuste de baja succión o un cepillo para tapicería, esta es una gran herramienta para utilizar con el fin de obtener todo el polvo y los posibles ácaros del polvo. Sólo tienes que pasar lentamente la espuma con la aspiradora y tener cuidado de no aplicar demasiada fuerza.

3. Los días cálidos son los mejores

Dado que no podrás utilizar una secadora de ropa, limpiar tu almohada en un día cálido y soleado será probablemente tu mejor opción. Una vez que hayas terminado de limpiar, puedes simplemente poner la almohada junto a una ventana y dejar que el sol la seque rápidamente, sin tener que esperar toda la noche.

4. Selecciona tu solución de limpieza

Como habrás supuesto, vamos a lavar a mano nuestra almohada de espuma viscoelástica. Necesitarás un fregadero grande, o incluso puedes usar tu bañera, si te resulta más fácil. Utiliza tu detergente suave favorito para prendas delicadas. Llena tu fregadero de agua y añade el detergente para empezar.

5. Moja la almohada

Coloca la almohada de espuma en la solución de agua y detergente y sumérgela por completo. Aprieta suavemente la almohada y deja que la solución entre en todas las partes del material. Lávala durante unos diez minutos.

6. Aclara la solución

Retira la almohada de la solución y escurre la mezcla de detergente de tu fregadero o bañera. Exprime la espuma con memoria para eliminar el jabón. Es importante no escurrir o retorcer la espuma como lo harías con un paño de baño. Si se retuerce la espuma se puede romper, así que ten cuidado. Vuelve a llenar el fregadero o la bañera con agua limpia y sigue aclarando la almohada hasta que no se vea más espuma.

7. Seca la almohada

Recuerda que nunca debes utilizar una secadora de ropa con tu almohada de espuma viscoelástica. Coloca la almohada en una superficie plana y seca, preferiblemente caliente y cerca de la luz solar directa. También puedes utilizar un ventilador para ayudar a ventilar la zona y acelerar el proceso de secado. La almohada puede tardar hasta 24 horas en secarse completamente, dependiendo del grosor de la espuma.

8. Opcional: Limpieza de manchas

Tal vez no quieras pasar por todo el proceso anterior y sólo quieras limpiar algunas zonas problemáticas que se hayan hecho notar en su cómoda almohada. No te preocupes, hay una solución más rápida para ti. En lugar de utilizar el lavabo o la bañera, basta con mezclar la solución de detergente en un bol y coger un paño de limpieza para frotar las manchas. Una vez que hayas terminado de limpiar la espuma, coge un nuevo paño y sumérgelo en agua limpia para eliminar el jabón. Coloca la almohada en un lugar cálido y seco para que se seque, ¡y ya está!

Bonus: cómo limpiar almohadas con bicarbonato de sodio

El último consejo que tenemos es utilizar bicarbonato de sodio para refrescar la almohada. Utiliza este método si no necesitas una limpieza profunda de la almohada, sino más bien para sacar algo de olor. Todo lo que tienes que hacer es espolvorear un poco de bicarbonato de sodio en la almohada (la funda de la almohada debe lavarse por separado) y dejarlo reposar durante una hora aproximadamente. A continuación, utiliza el cepillo para tapicerías de tu aspiradora para aspirar el exceso de bicarbonato y eliminar al mismo tiempo los ácaros y el pelo. No te olvides de limpiar ambos lados.