Cuatro razones por las que podrías estar teniendo sudores nocturnos

¿Alguna vez te has despertado en medio de la noche empapado de sudor? Sé que puede ser embarazoso hablar de ello, pero es más común de lo que piensas. El sudor nocturno puede variar desde algo de humedad en la frente y las axilas hasta la formación de charcos que empapan los pijamas y las sábanas. Puede haber causas graves para los sudores nocturnos, así que asegúrate de buscar atención médica si estás experimentando casos extremos.

1. Preparación de la habitación

Veamos primero lo obvio. ¿Qué llevas puesto? Si todavía llevas puesto tus pijamas de franela en verano, puede que sea hora de quitarte esas bellezas hasta que vuelva el invierno. Aunque mantengas tu habitación fresca, un pijama o unas mantas gruesas te mantendrán sudoroso toda la noche. No es raro que las parejas se acuesten con frío por los ventiladores o al aire acondicionado, pero sí que se despierten sudando porque en mayo todavía llevan el pijama de Navidad a juego. No pasa nada por enseñar un poco de piel en la cama, lo prometo.

De la misma manera, tener el colchón correcto es también un factor importante a considerar cuando se trata de sudores nocturnos. Los colchones de espuma que no incluyen tecnología de enfriamiento son muy conocidos por atrapar el calor, aumentando la temperatura corporal durante la noche. Tal vez conozcamos un colchón fresco con tecnología de grafito que permite que el cuerpo se enfríe durante la noche y puede, potencialmente, eliminar los problemas de sudor nocturno. Dejaré esta golosina aquí

2. Dieta

¿Acabas de preparar un jugoso filete antes de irte a dormir? ¿Y cuántas copas de vino te acabas de tomar? Tanto el alcohol como los alimentos que contienen altas cantidades de proteínas y grasas pueden exacerbar tus sudores nocturnos. Mientras que los diabéticos tienen más dificultades para regular los niveles de azúcar en la sangre, los sudores nocturnos relacionados con el azúcar en la sangre pueden ocurrir también en las personas que no diabéticas. La hipoglucemia nocturna ocurre cuando los niveles de azúcar en la sangre caen a niveles alarmantes mientras se duerme. Por eso es necesario evitar las proteínas, el alcohol, las comidas picantes y la cafeína antes de acostarse. Prueba a comer de forma sana y equilibrada por la noche y comprueba si tu sudor nocturno mejora. Es una solución simple que también mejorará tu bienestar personal.

En este sentido, también podríamos discutir el otro tema relacionado con la comida que está relacionado con el sudor nocturno, la obesidad. La obesidad está desafortunadamente asociada con un gran número de preocupaciones relacionadas con la salud y las cosas no están mejorando. Un IMC (Índice de Masa Corporal) de 30 o más se considera obesidad, y estas personas tienden a experimentar sudores nocturnos en una proporción mayor que aquellos que tienen un IMC más bajo. El calor queda atrapado en el cuerpo por un exceso de grasa, que actúa como una gruesa manta alrededor del cuerpo. Si te resulta difícil mantener el peso, busca orientación profesional de un nutricionista u otro profesional de la salud.

3. Ansiedad

Ahora mismo, estamos viviendo tiempos impredecibles con los acontecimientos actuales que han alterado muchísimas áreas de nuestras vidas. Es comprensible que muchos de nosotros hayamos estado experimentando más ansiedad y desesperación que antes. Si te das cuenta de que tus niveles de ansiedad han llegado a un punto en el que estás en un estado de miedo y preocupación constante, entonces esto podría haberse convertido en un trastorno de ansiedad. Los trastornos de ansiedad se asocian con los sudores nocturnos, ya que el sistema nervioso se hiperestimula y el cuerpo responde de forma errática sudando. La buena noticia es que cuando tus niveles de estrés y ansiedad vuelven a la normalidad, los sudores nocturnos también desaparecen. Es muy importante que te cuides y que hables con alguien que pueda ayudarte a reducir tu ansiedad y a no depender únicamente de medicamentos. De hecho, hay muchos medicamentos que, incluso, pueden causar sudores nocturnos o agravarlos, incluyendo los antidepresivos.

4. Menopausia

Cuando mucha gente escucha el término “sudor nocturno” sus mentes piensan inmediatamente en la menopausia. Pero, como hemos visto, hay muchas razones diferentes por las que una persona puede experimentar sudores nocturnos. La menopausia ocurre naturalmente en las mujeres alrededor de los 40 a 60 años, pero también puede ocurrir a una edad más temprana o más avanzada. Además de los sudores nocturnos, las mujeres pueden experimentar náuseas y aumento de peso y de sensibilidad en ciertas áreas del cuerpo. Esto sucede debido a los cambios hormonales dentro del cuerpo que afectan a los niveles de estrógenos y progesterona. Desafortunadamente, no hay mucho que se pueda hacer hasta que el proceso haya terminado, entonces los síntomas desaparecerán completamente. Hay algunas cosas que se pueden hacer para mitigar la sudoración nocturna que se mencionaron anteriormente en este artículo. Mantener la habitación fresca, usar un pijama adecuado y tener un colchón fresco son algunos de los cambios más fáciles de hacer, sin olvidar mantener una dieta equilibrada.

Eso es todo por ahora, dormilones. Espero que este artículo haya sido útil para averiguar por qué os despertáis todas las noches con las sábanas empapadas. Podéis aprender más sobre la sudoración nocturna en el glosario de nuestra web. Además, es importante mantener una actitud positiva y obtener orientación médica cuando todavía no sabemos la causa. También hay que tener en cuenta que algunas personas sudan de forma natural y lo han hecho toda su vida. Esto no significa que haya algo malo, sólo que necesitarás muchas sábanas extra.

Deja tu comentario

Comparte tus ideas y experiencias

Nuestra Newsletter - Sé el primero en enterarte de las noticias de Emma y consigue descuentos exclusivos para ti.