¿Debemos dejar que nuestras mascotas duerman con nosotros?

Imagina esto: acabas de traer a casa a tu nuevo Golden Retriever, Pancho. Es sólo un bebé y es exactamente como el perro de tu tu infancia. Pasas todas las horas del día con él cuando estás en casa. Rápidamente se convierte en tu irremplazable bebé peludo, tu precioso, tu todo. Te preparas para ir a la cama y estás a punto de apagar las luces, cuando él te mira con esos ojos de cachorrito y te mira como diciendo: “No me dejes aquí solo en el suelo”. Tu corazón se hincha de amor y simpatía, así que, ¿cómo podrías resistirte? ¿Dejas que se estire bajo las sábanas? Todos lo hacen bien. Tampoco es ninguna locura, en realidad. O sí…

En defensa de Pancho

Tenías razón al pensar que no eres el único que ha dejado que sus perros duerman en la cama. Alrededor del 25% de las mujeres y el 16% de los hombres han confesado que comparten sus colchones con sus mascotas. Muchos hablan de la necesidad de consuelo emocional que les da su mascota ya sea debido a una ruptura, a que su pareja esté fuera, o quizás debido a una relación poco saludable. Su mascota puede proporcionar ese sentimiento de amor incondicional que todos anhelamos, y éste puede ser tan beneficioso para Pancho, como para usted.

Las mascotas también reciben un gran apoyo emocional al dormir con sus dueños. Además, se sienten mucho más seguros cuando duermen cerca de su dueño. A las mascotas más pequeñas les gusta poder ver cuando otros se acercan y estar en un lugar más alto, como una cama, permite a las mascotas vigilar la habitación como un rey en su trono. Se podrá ver más claramente si hay otras mascotas en casa que no tienen ese privilegio.

Puede que no podamos probarlo, pero hay gente que asegura que duerme mejor con sus mascotas. El cuerpo caliente en una fría noche de invierno podría, de hecho, hacer que se duerman más rápido. De entre los dueños que permiten a sus mascotas compartir la cama, el 41% dijo que duermen más tranquilos que sin ellas. Además del calor corporal, la sensación de alivio y tranquilidad que se experimenta al acariciarlos también podría ser una razón para un sueño más profundo.

¡Pancho, abajo!

En algún momento te rindes. Pancho se convierte en tu nuevo compañero de cama y las cosas son todo sol y arco iris hasta esa fatídica mañana en que te despiertas con el trasero de tu perro en la cara. En ese momento, probablemente empiezas a replantearte cosas que, en su mayoría, están relacionadas con tu salud. Esta es la parte en la que tengo que decírte algo que no te va a gustar.

Los animales son un caldo de cultivo para las bacterias, las pulgas y los parásitos. Sólo porque Pancho tenga esa cara irresistible y mueva su cola de una manera super mona, no significa que sea menos propenso a estas plagas. Asegúrate de ir regularmente al veterinario para que reciba sus inyecciones y medicamentos. En casos extremos, se ha informado que las pulgas de los animales domésticos han transmitido la peste bubónica que es fatal para los humanos. No es sólo de los libros de historia. Si tienes un sistema inmunológico débil, se recomienda especialmente que deje a su mascota en otra habitación y en ningún lugar cerca de su cama. Los bebés son particularmente susceptibles a las enfermedades, así que definitivamente mantén a las mascotas lejos de sus cunas y juguetes.

Las alergias son otra cosa que hay que tener en cuenta. Puede que no seas alérgico a Pancho, pero si le dejas estar fuera todo el día, tendrá un montón de cosas en su pelo, como polen, lo que podría provocarte un ataque de tos y estornudos horroroso. Sería una buena idea darle un baño antes de acurrucaros entre las sábanas. Su mascota también puede dejar una maravillosa sorpresa marrón de vez en cuando. Este es también uno de los peligros de dejarle dormir contigo, así que asegúrate de limpiarlo rápidamente antes de acostarte.

Con el tiempo establecerás una relación increíble con Pancho, y él crece para amándote y protegiéndote a toda costa. Aunque este es un sentimiento maravilloso, y una de las razones por las que las personas decidimos tener una mascota, algunos perros (e incluso gatos) desarrollarán algunos comportamientos agresivos, especialmente con tu pareja. Si empieza a notar que Pancho ladra a su pareja cuando se mete en la cama con vosotros, puede ser el momento de que empiece a dormir sólo, aunque sea doloroso para ambos. Esto también puede suceder con los niños, así que estate muy atento por si tu mascota empieza a mostrar signos de agresividad.

Dormir juntos trae consuelo tanto al dueño como a la mascota, con varios inconvenientes, incluyendo el riesgo de enfermedades, alergias y agresiones. Pero aún así lo harás de todas formas. ¡Ves, ya te conozco! Si estás decidido a dejar que Pancho duerma a tu lado todas las noches, recuerda que debes hacerle chequeos regulares en el veterinario y bañarle mucho. Gracias por leer y hasta la próxima vez.

 

Dulces sueños…

Deja tu comentario

Comparte tus ideas y experiencias

Nuestra Newsletter - Sé el primero en enterarte de las noticias de Emma y consigue descuentos exclusivos para ti.